Peña Cultural

 

  Noticias
 

Concursos

 

Programa verano

 

Fiesta de Oficios

 

 

Pueblo

  Historia
 

Monumentos

 

Museo

  Naturaleza
  Tradiciones
   
Cocina
Contacta
Fotos
Links
   
  Tapas 2015
  Tapas 2014
  Tapas 2013
  Tapas 2012
   
   
BASES DEL XXXX CONCURSO POESIA

Programa de fiestas 2017
   
   
 
 
Naturaleza

Queremos hablar del “campo” como invitación a volver a él, a caminar, mirarlo de cerca, y pensar sobre él.

Lo que todos conocemos como “paisaje” es una parte de todas aquellas que forman permanentemente nuestra personalidad. Los que han estado muchas horas de trabajo en el campo tienen en si una huella distinta de aquellos que lo recorren en un breve paseo de recreo o de los que lo usan para reencontrar su voz, como los poetas. El espacio es el mismo, pero lo vemos de distinto modo.

Pero esto del “campo” de Romanillos es una pequeña parte de un territorio mayor y si no se mira al conjunto a vista de pájaro, no se entenderán nuestros pequeños rincones.

Al mismo tiempo, es necesario no olvidar la evolución de las cosas: el paisaje actual, no siempre fue así, procede de numerosas transformaciones a lo largo de la historia, por ejemplo las redes de calzadas romanas y cañadas, vertebrando el espacio pero integrados en el paisaje sin distorsionarlo. O el aspecto etnológico que muestra cómo el hombre ha ocupado y utilizado su entorno, con sabiduría e intuición, desde la observación de los fenómenos y la compenetración con los ciclos naturales, como el uso exclusivo de los materiales autóctonos y el reaprovechamiento de los resíduos.

La concentración parcelaria es uno de los fenómenos que más cambios ha traido en el paisaje y las formas de vida, pues trajo el necesario progreso al campo pero con el alto precio de la emigración a la ciudad, fenómeno hoy imparable si la humanidad no se plantea seriamente las direcciones de la economía.

La perdida de calidad de vida en las ciudades explica el retorno al campo en el tiempo libre, a por este reencuentro con “lo natural” de fuera como vía a lo “natural” de dentro de cada uno de nosotros. PERO esta visión idílica no puede ocultar la mirada crítica de la ecología: los efectos del hombre y sus actividades en el entorno.

Hoy, cuando se discute la eficacia y la rentabilidad de las energias alternativas, , se cuestiona el modelo de agricultura, se plantea la necesidad de infraestructuras, carreteras pero se teme por la destrucción del entorno, ¿somos ahora capaces de integrar nuestras carreteras, viviendas, máquinas e instalaciones del progreso tecnológico en el entorno, respetándolo? ¿Es posible el desarrollo sostenible? Creemos que si, con investigación, con educación y conocimiento de los recursos y las necesidades.

 
 
Peña Cultural Romanillos de Medinaceli - contacto@romanillosdemedinaceli.com - política de privacidad